Para amar, primero debemos amarnos a nosotros mismos.