Vivir la vida



Vivir la vida

Cuando estamos enamorados no debemos especular ni dilatar los momentos, debemos vivir intensamente cada instante como si la vida se terminara en los próximos días, en las próximas horas o en los próximos minutos. Nadie tiene precisión exacta de los que le puede deparar el destino, que es caprichoso, y que puede alterar nuestros planes en pocos segundos.

Cuando se está enamorado se tiene que vivir los momentos como si fueran los últimos, acariciar al ser amado como su fueran las últimas caricias y besarlo como su fueran los últimos besos para después no tener el arrepentimiento de no haber sabido vivir la vida en plenitud.

El amor es alegría y también dolor al mismo tiempo al que no debemos sumarle incertidumbre o devaneos. Al amor hay que vivirlo intensamente, y mientras dure obtener de él todo lo alegre y positivo. La vida es corta y hay que saber utilizar cada segundo pensando siempre que puede ser el último.