amor sin diferencias

Algunas veces, nuestros prejuicios ganan a la hora no solo de amar, si no también de vivir. El ser distintos no significa que no nos podamos llevar bien. Muchas veces, temas culturales hacen que al tener diferencias sintamos que no podamos tener una buena relación con alguien, pero esas barreras hay que superarlas.

El amor es una fuerza demasiado fuerte, que debe superar cualquier tipo de diferencias culturales, sociales, de credo o color, ya que lo importante es siempre el don de gente, el resto de las cuestiones deben quedar en un segundo plano.

Para amar, lo importante es sentir y ser naturales, superando todos esos prejuicios que podemos traer incorporados desde la cuna, por nuestros padres o nuestra crianza, pero es de sabios cambiar, y evaluar los motivos de nuestros prejuicios es el primer paso para superarlos, y una vez que podamos pasar de estas cuestiones y a partir de allí crecer como personas.

 



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: mayo 12, 2013.

Para citar este artículo en formato APA: