Saltar al contenido

Un poema de amor prohibido

Seguimos con los poemas que les gusta a muchas de las personas que asisten a esta pagina de frases de amor, cuantas veces hemos tenido un amor prohibido, todos pasamos por esto ya sea porque esa persona no nos puede corresponder o porque simplemente no podemos estar junto a esa persona por cualquier motivo. Un poema de amor prohibido se titula este poema que tiene muchas verdades.

Un poema de amor prohibido

El corazón es traicionero, a veces despiadado.
De quien no debía se me ha enamorado.
Lo acepto con templanza, sin la menor esperanza
de que este amor pueda llegar a buen puerto.

Escondo la tierra bajo la alfombra al barrer
pues no puedo eliminar aquello que siento.
No obstante, bien que lo sufro y lamento
Mientras te extraño y veo las horas correr

Mi corazón ha elegido por mí, eso bien lo sé
Sabe a su modo como saciar su propia sed
Y la cabeza no soluciona estas cuestiones
Ni entiende de imposibles, sólo de pasiones

Quisiera darte mi poema de amor prohibido
Pero mi conciencia advierte el terrible desatino
Amores imposibles siempre habrán en el mundo
Para que el demonio ría de su triunfo burdo.

Créditos & citaciones en formato APA: Sitio web de Amor y Amistad, equipo de redacción profesional. (2010, 10). Un poema de amor prohibido. Carla Brigitte. Obtenido en fecha , desde el sitio web: http://frasesdeamor.in/un-poema-de-amor-prohibido.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (3)

es triste querer a quien no te quire.preo peor es amar a quin no te puede amar.

Responder

Mi amorcito. Solo quiero que sepas que el corazón de la auyama solo lo sabe el cuchillo. Te amo.

Responder

Un poema de amor prohibido

El corazón es traicionero, a veces despiadado.
De quien no debía se me ha enamorado.
Lo acepto con templanza, sin la menor esperanza
de que este amor pueda llegar a buen puerto.

Escondo la tierra bajo la alfombra al barrer
pues no puedo eliminar aquello que siento.
No obstante, bien que lo sufro y lamento
Mientras te extraño y veo las horas correr

Mi corazón ha elegido por mí, eso bien lo sé
Sabe a su modo como saciar su propia sed
Y la cabeza no soluciona estas cuestiones
Ni entiende de imposibles, sólo de pasiones

Quisiera darte mi poema de amor prohibido
Pero mi conciencia advierte el terrible desatino
Amores imposibles siempre habrán en el mundo
Para que el demonio ría de su triunfo burdo.

Responder