Una canción latinoamericana dice en parte de su letra;  “Para salvarte solo supe hacerme odiar”, como una forma de resignación de perder y apartar al ser amado para que este sea feliz con otro ser. Muchas veces confundimos amor con posesión considerando que poseyendo o atrapando con cualquier tipo de arte al ser amado lograremos la felicidad mutua.

Debemos saber que se puede obligar a otra persona a realizar cualquier tipo de acto pero menos a que nos ame. El amor es algo sublime que no se puede comprar ni alquilar y que la entrega total de un ser a otro es por medio del sentimiento profundo y sin egoísmos.

El amor ideal es el reciproco donde dos seres se funden en uno y donde no hay posesión asfixiante de uno sobre el otro. El amor, es a veces  dar libertad al ser amado para que esté solamente junto a nosotros por voluntad propia y no por condicionamientos impuestos por nosotros.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: Julio 9, 2013.

Para citar este artículo en formato APA: