Reflexionen con esta carta de amor


Reflexionen con esta carta de amor





Hola amor ,

sé que has tomado la decisión de alejarte de mí y lo entiendo, sé que los años irán pasando, las horas o quizás los minutos, pero sé que me recordarás porque me amas tanto como yo a ti.
Empezaré por explicar como te conocí. Fue una noche en un gran campo de fútbol en una larga noche de cansancio. Pasaron los días y te vas acercando, cada día más, pero sin embargo no le tomaba tanta importancia.

Después, al paso de unos días más, empecé a sentir una gran curiosidad para conocer más.

Una mañana, con un sol resplandeciente, después de un largo entrenamiento te acercaste a mí y hablamos de cosas bellas. Me pediste mi número de teléfono y te di.
Al caer la tarde me marcaste para saludar, me hizo tan feliz escuchar … pero después me di cuenta de algo más, me estaba enamorando de tú.

Nunca me atreví a decírtelo por el miedo que me rodeaba después de estar en recuperación de un engaño anterior.

Tú me insistías mucho que podrías hacer que yo olvidara todo de aquel amor nocivo, pero yo y mi negatividad no permitían que el tuyo entrarás en mi corazón. Salimos una noche, convivimos un rato y después de haberte conocido, pasó una cosa inexplicable, hicimos el amor en una noche maravillosa.
Acabamos cansados de tantas cosas que hicimos, me trajiste a casa y así acabo esta noche especial.
Hasta ahora estás lejos de mí pero esto no me importa la distancia no es problema porque este amor que sentimos los dos acabe así como si nada. Sé que allá donde te encuentres estás pensando en todos los momentos bellos que vivimos y te darán ganas de volver. Yo te estaré esperando con los brazos abiertos porque esto siga.
Por mi parte nunca te olvidaré, siempre serás el amor de mi vida aunque no estés cerca mío.
Te estimo mucho aunque me presenten mil amores te digo, siempre serás el primero y el único.

Adiós.

 

Aquí les dejo unas frases de amor para reconquistar aquel amor olvidado:


  • Si tuviera una pluma y el mar fuera mi tintero no me llegarían las gotas para escribir el mucho que te estimo.

 

  • A veces me pregunto por qué mi vida es tan bonita, pero ahora ya lo sé: porque Dios te puso.

 

  • Cuando no se estima demasiado no se estima bastante. El amor se escribe empezando sin saber qué se llamará y se acaba sin saber qué se ha dicho