Al amor, como la misma vida, tiene mucha importancia el valor que te otorgues a ti mismo, por eso, no tienes que caer en la obsesión y ofrecer el aprecio con la medida adecuada quizás la clave de una verdadera relación, una relación en la que las dos personas se necesitan por igual, una relación donde la pasión y los buenos momentos se sitúan en el tiempo y en el lugar adecuado. No hará falta demasiadas palabras, porque el amor lo conforman y lo crean los sentimientos, el lenguaje tan sólo es el vehículo que este emplea para acercar a quienes se estiman.

Una mirada, un movimiento, una sonrisa… hablando, una persona puede confundir con sus historias, pero si hay algo que traiciona a los humanos son los gestos. Entonces, concluyo el siguiente: aprecio, estimado, y demuestra con señales el que sientes, las palabras sólo darán el último empujón.

  • Mi cielo es tu cuerpo, mi sueño tu sonrisa, mi droga tus besos, mi obsesión tus caricias, mi camino tu felicidad y mi objetivo… tu amor.
  • Detengo el mundo cuando me miras, como me miras y robo suspiros al cielo por tus besos, pienso que no puedo amarte más y sin embargo, cada instante te amo más y más.
  • Quisiera ser mariposa con alitas de algodón, para entrar en tu pecho y robarte el corazón.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: Febrero 3, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: