Tus esbeltas pisadas
se detienen frente al espejo.
Pules con devoción
la vitrina de tu cuerpo.
En hombre es como adelgasas
tu figura.
En olor de hombre.

Responder