Que mas le puede pedir uno a una mujer, o viceversa, mas que le regale el amor, algo que no se crea de la nada, ni se pide en oración, pero con pequeñas cosas se puede conseguir en su totalidad.

Regalame una sonrisa

Regalame una sonrisa,
y el mundo caera a mis pies,
el cielo se volverá azul,
y el sol irradiara con su luz mi corazón.

Regálame una mirada,
y mi rostro palidecerá de la emoción,
mi corazón acelerará su ritmo,
y el tiempo se detendrá por un instante.

Regálame un beso de amor,
y mi alma se saciará,
con el sentimiento de tranquilidad,
que asumen los ángeles en el cielo.

Regálame tu corazón,
y mi vida tendrá sentido,
y el sol saldrá por mi ventana
y por fin conoceré lo que es el amor.

César Sáenz.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, admin.
  • Fecha de publicación: Junio 30, 2010.

Para citar este artículo en formato APA: