Aunque en el alta mar, siempre estaremos desprotegidos la esperanza de poder salvarse a un naúfrago es lo último que pierden las personas involucradas, lo mismo nos pasa con el amor, que es un naúfrago que se dá día a día, minuto a minuto.

Naúgragos del Corazón

Si un segundo fuera suficiente,
inverosímil epígrafe colgado ala ilusión ardiente
antepuesto a la realidad naciente,
de un corazón en naufragio sin amor y complaciente.

Resarcido en la esperanza del mañana,
acomodado principiante,
espigado tonto enamorado,
acostumbrado a desamores terrenales.

Ostentoso mar de dudas internas,
con la mente en el ocaso de tus sentimientos,
esperanzados a una vida eterna,
llena de confabulaciones especiales.

Ciertamente el amor es especial,
mas cuando el barco del mismo,
rescata los naufragios del corazón
y contagian su alegría integra del amor,
para la eternidad de tu ser.

César Sáenz



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, admin.
  • Fecha de publicación: Julio 4, 2010.

Para citar este artículo en formato APA: