No me quiero enamorar


No me quiero enamorar





En alguna oportunidad hemos escuchado de alguna amiga o conocida la frase “No me quiero enamorar”, esta negación a vivir la sensación maravillosa del amor se puede deber al temor de un desengaño, o a no saber cómo llevar a delante una relación amorosa. Por más que haga o diga el amor es un intruso que llega a nuestras vidas e ingresa sin tocar la puerta de nuestro corazón. Llega y se instala y no es posible desalojarlo fácilmente.

El decir “no me quiero enamorar” es lo mismo que decir “me quiero enamorar” como si este sentimiento maravilloso se lo pudiera programar como una videocasetera para que emita una determinada película.

En cualquier momento y en cualquier lugar el sonido de una voz, el cruce de una mirada o el roce de unos dedos pueden ser las flechas que tiene preparada Cupido para atravesar nuestro corazón en el instante menos imaginado.

No me quiero enamorar