Miedo a la soledad

A veces caminamos por la vida con nuestro corazón en la mano ofertándolo como si fuéramos un comerciante con un producto de ocasión. En otras oportunidades mantenemos una relación amorosa a pesar que nos produce más dolores y angustias que placeres. Estas y otras circunstancias se producen en nuestra vida solo por el miedo a la soledad.

A veces creemos que estar sin pareja es estar inmersos en el mar del desamparo y nos aferramos a cualquier persona como quien se aferra a un madero para mantenerse a flote y sobrevivir. La soledad muchas veces no es mala, nos permite reflexionar sobre nuestro pasado, pensar en el presente y programar nuestro futuro.

El miedo a la soledad lleva a muchas personas a vivir de forma angustiosa junto a seres que no ama y a soportar agresiones que no se deberían tolerar. Hay un viejo dicho que se debería tener siempre en cuenta que dice; “Mejor solo que mal acompañado”.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: diciembre 18, 2013.

Para citar este artículo en formato APA: