Los amores puros


Los amores puros





Los amores puros

Los amores puros se suelen dar en la adolescencia donde la ilusión y el enamoramiento no nos permiten ver en el otro nada más que hermosura y virtudes opacando falencia y defectos que existen en todo ser humano.

“Nadie es perfecto”. Se suele afirmar, como reconociendo que el ser humano es un portador de un equipaje donde se guardan virtudes y defectos. Las virtudes pueden desaparecer y los defectos se pueden corregir pero esas circunstancias no son mágicas, hay que poner mucho empeño para conservar las virtudes y para corregir defectos.

Los enamorados que solo ven en el otro las virtudes están en una etapa idílica de los amores puros que puede derrumbarse como un castillo de naipes a la primera brisa que penetre por las rendijas de la ventana de la realidad.

Dichosos aquellos que pueden vivir siempre en la etapa de los amores puros, sin desengaños ni penas que oscurezcan el horizonte de la pareja.