Aún sin sentido, sin razón ni pensamiento, aún sin saber por qué te amo o por qué te pienso… pero sé que existes, y que eres mi sueño. Dime qué has hecho conmigo, que no respiro nada que no sea tu aire ni siento nada que no te pertenezca, dime por qué me enamoraste y me dejaste sin más razón que tu amor.

Cogidas de la mano cual rubias hermanitas,
luciendo golas cándidas, irán las margaritas
por montes y praderas,
delante de tus pasos, el día que me quieras…
Y si deshojas una, te dirá su inocente
postrer pétalo blanco: ¡Apasionadamente! (Amado Nervo)

Hoy en mi noche tu luz impera,
veo tu rostro resplandecer,
y en mis ensueños sólo quisiera
enarbolarte como bandera
¡y a ti abrazado por ti vencer! (Amado Nervo)

Cómo sabría amarte, mujer, cómo sabría
amarte, amarte como nadie supo jamás!
Morir y todavía amarte más.
Y todavía amarte más y más. (Pablo Neruda)

Lo que siento por ti es tan difícil.
No es de rosas abriéndose en el aire,
es de rosas abriéndose en el agua. (Idea Vilariño)

Quiero un amor de todos los instantes,
aunque no sea un amor para la vida;
quiero un amor con la ansiedad del antes
para después del ansia desmedida. (Julia Prilutzky)



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: Mayo 30, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: