Yo escucho. Tú hablas de sus problemas, sus experiencias, sus molestias físicas, y sus planes futuros. Yo soy tú. Estoy hecha del mismo material que las cosas que me dicen.

Nuestras conversaciones se convierten en monólogos. El contenido pierde importancia. La compasión se abre los corazones. Tu alegría es mi alegría y su sufrimiento es mi sufrimiento. Sin embargo, el oyente es como un espacio vacío. El oyente está escuchando. Nos toma por completo . Nos conecta con todo. Se dice que si una persona escucha a la otra está a salvo. A salvo de no dejarla nunca y que el amor será para siempre.

  • No importa donde nos encontremos, aún en el lugar más oscuro de la tierra, el amor siempre iluminará nuestros caminos.
  • El día que te enamores comprenderás que el amor te hace reír y llorar, la vida te da y quita la felicidad, la alegría como viene se va.
  • Cuando el amor no es locura, no es amor. (Pedro Calderón de la Barca)
  • El amor hace que su alma salga de su escondite.

 



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: Febrero 29, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: