Los grafitis siempre existieron con distintas formas y estilos y plasmados por distintos materiales. Podemos considerar que los dibujos prehistóricos hallados por un cazador en los años 1868 en la Cueva de Altamira –que se encuentra ubicada en la parte norte de la península ibérica- son “grafitis”.

En la actualidad los grafitis de adueñaron de los paredones, de los vagones de los trenes y subterráneos de muchos países con la irreverencia de un arte rebelde que muchas veces son realizados para satisfacer el ego personal del que los realiza sin ningún tipo de arte calificado.

Grafitis de amor

Hay grafitis que declaran amor con grandes letras, que muchas veces los enamorados pintan en las paredes transitadas por la persona que perturba sus sentimientos y así, de esta forma,  hacerle saber la pasión que en “grafitero” provoca.

Los grafitis de amor no llevan escrituras de  largos párrafos, son solo grandes letras entrelazadas que en algunos casos son difíciles de entender.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: enero 9, 2014.

Para citar este artículo en formato APA: