nunca entregues tu corazón al quien te lo pide si no a quien se lo merece

Responder