El amor es difícil de controlar, aparece en nuestras vidas en el momento menos imaginado y en lugares insólitos. Muchos romances tienen comienzos sin buscarlos y estos son los que más perduran a diferencia de los encuentros programados para iniciar una relación amorosa por soledad o necesidad afectiva.

El afecto es necesario, amar y ser amado son los motores impulsores de nuestra vida que nos eleva y nos hace superar obstáculos. Estar enamorado es el estado ideal que llena de felicidad la existencia.

Reemplazamos el amor filial por el amor de pareja cuando empezamos a transitar por la etapa de la juventud y muchas veces hacemos ciertas las palabras de los poetas que sostienen que los “amores de estudiantes flores de un día son”.

Para lograr el estado ideal del amor total y completo muchas veces debemos pasar por muchas relaciones hasta encontrar la que tiene sintonía con nuestro pensamiento y forma de ver la vida y el amor.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: Julio 3, 2013.

Para citar este artículo en formato APA: