Escucharte se me hizo costumbre, el eco de tu voz suena como un suave vaivén de las olas. La distancia se reduce al escucharte, ya no estas en otro continente, separado por oceános, al cerrar los ojos estás a mi lado. Te extraño mi querido.

Responder