En castellano, «te quiero», son muy posesivas. En inglés y en francés, como que el verbo tiene la misma forma que el nombre «love / love»; «amour /aimer», son más neutros. En italiano, verbo y nombre no tienen la misma forma: «amore / ti voglio bene». El italiano, pues, tiene el privilegio de expresar el amor de la manera más noble posible: Ti voglio bene, «te quiero bien», que es una maravilla total. Esto quizás quiere decir que los españoles, después de hacer la estimación, el cálculo, decimos a la persona estimada que lo estimamos (que cogemos o hacemos una estimación del valor de la otra persona o incluso —por qué no? — de sus posesiones); los latinos prefieren poseerla. Los italianos, en cambio, dichosos ellos!, realmente quieren lo bien de la persona estimada. Es verdad esto? No; es mentira. La lengua no configura un pensamiento ni una manera de ser (patriotas españoles, a ver cuando os daréis cuenta!).

 

  • Desearía que fueses lo primero que viera al despertar y lo ultimo que viera al dormir, pero la distancia nos separa, y me tengo que conformar con que seas lo primero que vea al dormirme y lo ultimo que vea antes de despertarme.
  • Si mi vida fuese un átomo, tu serías el núcleo.
  • El amor es como el fuego, que ven antes el humo los que están fuera que el fuego los que están dentro.
  • En mis sueños sigues siendo el príncipe de mi reino.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: marzo 1, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: