Mucha gente acepta el sentido dados por los códigos heredados de la propia cultura y/o religión.

Sobre este punto, se tiene que decir que el principal reproche que se tiene que hacer al cristianismo (así como a las otras religiones que se comportan del mismo modo) es que convierten los creyentes en gente moralmente perezosa; el cristianismo oficial genera pereza moral porque impone a sus creyentes y adeptos conceptos prefabricados del bien y del mal con la finalidad y condición que ellos no carguen de sentido propio estos conceptos.

Retomando los mismos conceptos de antes, podríamos decir que el cristianismo es un anti-estético (anestesia, duerme), a la inversa del arte que es estético (estimula, despierta).

  • El amor no es fantasía, el amor es poesía y es por eso que te digo que yo te amaría, aunque tú no me quieras.
  • Si quieres saber cuanto te quiero cuenta las estrellas del cielo…
  • No me hagas llorar, me acostumbro a que ya no estás y, aunque no quiera, lo admitiré ya que es la verdad…
  • Guárdame en tu corazón y que no se te olvide, que he muerto al perderte porque tú eras mi vida.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: febrero 22, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: