Una tarjeta –de las tantas dedicadas a los amores distintos o dispares- tiene un texto que dice; “En el amor no hay edad, tamaño ni alguna otra diferencia, Porque el amor es el amor, y si nos llega, no hay como evitarlo.”. Muchas culturas son rígidas sobre temas de amor o de parejas y establecen que está bien y que está mal en cuanto al amor se refiere.

Prohibir el amor es una de las tonterías más grandes que aún ciertas culturas mantienen para condicionar el amor libre entre dos personas. Lo que tiene que estar prohibido es lo relacionado con los menores de edad o los que tienen capacidades diferentes que no puedan discernir con claridad. Todas las demás prohibiciones son parte de historias medievales que tenían al amor libre como pecado mortal y tenían rígidos reglamentos que lamentablemente se siguen ejecutando de manera fanática por muchos de sus cultores.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: Agosto 23, 2013.

Para citar este artículo en formato APA: