Uno de los mejores relatos para poder reflexionar sobre el verdadero amor de una madre tan intenso, inagotable y protector, lo encontramos en la Biblia en 1 Reyes 3:16 al 28.

En estos versículos cuenta la historia de dos mujeres que se presentaron ante el Rey Salomón con una disputa por un niño. Cada una de las mujeres había tenido un hijo, pero una noche una de ellas sin intención mato a su bebe cuando se acostó sobre el y lo asfixio. La locura se apodero de ella y cambio rápidamente su bebe muerto por el bebe vivo de la otra mujer sin que ella lo percibiera, pero al despertarse y verlo se dio cuenta de la situación por lo que fueron ante el Rey para que les diera una solución.

El Rey Salomón al escuchar el relato, con toda su sabiduría, pidió una espada y dijo que cortaría al niño en dos para que cada una se quedara con una mitad del bebe ya que las dos afirmaban que era su hijo.

Pero el amor de la verdadera madre del niño reacciono de inmediato y entre gritos dijo “¡No, Señor mío! Dale el niño vivo, no lo mates.” Mientras que la otra, al no ser la verdadera madre solo decía “Ni a ti, ni a mi. Partidlo”.
Con estas respuestas, el Rey Salomón pudo darse cuenta de quien era la verdadera madre del niño por su amor y se lo devolvió sano y salvo.

 



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: Julio 12, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: