Un dicho de origen árabe -que equivocadamente  se lo atribuyeron a las maldiciones gitanas- suele decir: “Ojala te enamores, así sabrás lo que es sufrir”, Muchas veces se relaciona al amor con el sufrimiento y con los padecimientos amorosos pleno de celos y de desencuentros. Cuando se está enamorado pueden aparecer en el horizonte de la pareja la sombra del temor de perder ese estado tan especial y sublime.

El que vive el amor con felicidad y es correspondido considera una bendición su llegada, y el que padece por desengaños o no ser correspondidos siente que el amor llego a sus vidas para hacerlos sufrir y padecer.

Muchas telenovelas y películas románticas narran las vicisitudes de dos enamorados que tienen que superar inconvenientes para poder disfrutar el amor que siente uno por el otro. Las historias de “Romeo y Julieta” parece que son la impronta de todos los romances pero sin el dramático final de las familias de los Montescos y los Capuletos.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: Julio 1, 2013.

Para citar este artículo en formato APA: