Quien piense que un lugar romántico deber tener una temperatura elevada y playas, se confunde. Edimburgo es el ejemplo de que con unos guantes y una bufanda, también podemos encontrar romanticismo en el frio. Edimburgo hay que visitarla en invierno.

El gran espacio verdoso que divide su centro histórico, es una de las causas para visitar esta ciudad en pareja. Hablamos del Princes Street Gardens, un gran parque, situado a los pies del Castillo de Edimburgo, y donde encontrarás estatuas dedicadas a personajes célebres nacidos allí. En Navidades el parque sufre una transformación, y se convierte en el país de las maravillas de invierno.

Edimburgo

Pero no sólo se compone del parque, sino que sus barrios son igualmente de impresionantes. El barrio llamado Old Town, enamora por sí mismo. Aunque haya algún edificio nuevo, son todos de la primer mitad Edad Moderna, manteniendo la estructura medieval de las calles; callejuelas estrechas y oscuras donde los enamorados puedan susurrase al oído frases de amor.

En Edimburgo también se encuentra la Galería Nacional de Escocia, en cuyo interior podemos ver cuadros de Botticelli, Tiziano o Velázquez.

Es una ciudad totalmente de la Edad Moderna, un lugar romántico ideal para una escapada en pareja.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: abril 30, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: