images

Ser la segunda de alguien es el lugar que nadie desea ocupar, pero a veces nuestro corazón esta tan cegado que no nos importa estar en esta situación esperando que algún día se revierta.

Y así pasan los meses, los años y las excusas y seguimos esperando cual Penelope que venga a nuestros brazos para siempre.

Es una posición incomoda que adoptamos , nos resignamos y tratamos de no sufrir , de esperar y tolerar.

Pero a veces caemos en que desperdiciamos nuestro tiempo atándonos a algo que no sabemos cuando va a llegar a su final feliz , si es que existe dicho final feliz, o habremos esperado en vano a que quizás otra ocupe nuestro lugar, y así resignamos proyectos y nos estamos dejando de valorar, así que llega el momento en el que debemos  decir basta.

Si somos lo que ellos quieren en su vida, deberán tomar de una vez por toda la decisión , si no están seguros de dar el paso , entonces somos nosotras las que no debemos titubear y decidir lo que es bueno para nosotras mismas, un hombre sin compromisos que nos de el primer lugar en su vida , con el cual podamos proyectar la vida juntos.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: Marzo 19, 2013.

Para citar este artículo en formato APA: