Los buenos amigos comparten con nosotros nuestros rezos aunque no compartan nuestras creencias. Los buenos amigos están siempre a nuestro lado siempre y mucho  más cuando las dificultades nos agobian.

Perdonar a un buen amigo es como perdonarnos a nosotros mismos por los errores cometidos o por los daños provocados. Cuando la amistad es sincera nuestros buenos amigos nos dicen la verdad aunque nos duela o moleste. Cuando la amistad es auténtica se entiende y perdona sin rencores las opiniones y acciones  que provienen de nuestros amigos.

La amistad es dinámica y pueden durar toda la vida si sabemos entender, tolerar y perdonar al otro de la misma forma que el otro nos entiende, tolera y perdona. Somos seres humanos imperfectos que cometemos errores en momentos de nerviosismo y sin darnos cuenta lastimamos a nuestros amigos en sus sinceros sentimientos. Si pretendemos que nos sepan disculpar y perdonar también debemos saber perdonar y olvidar las ofensas.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: Noviembre 27, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: