Una encuesta realizada entre los estudiantes varones de  las Universidades de Estados Unidos de Norteamérica – entre otras preguntas- se les preguntó que preferían: “Ser amados”. “Ser temidos”. o “Ser admirados”. Las respuestas sorprendentemente quedaron en una proporción de paridad solamente superadas mínimamente por  “Ser Admirados” y a continuación  “Ser amados”.

Estas referencias les dan a las mujeres una idea que a muchos hombres hay que “admirarlos” de la misma manera que “amarlos”. No se puede amar lo que se desprecia o lo que no se valora o admira. Las mujeres suelen primero admirar y luego amar al hombre mucho más allá que la belleza física que pueda tener.

Muchas mujeres aman a los hombres sin importar las diferencias de edades, son más decididas y atrevidas cuando aman y no miden consecuencias. Las grandes historias pasionales de todos los tiempos tuvieron como protagonistas principales a las mujeres que muchas veces sacrificaron sus propias vidas por amor.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: noviembre 19, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: