Como amar a Dios



Amar a Dios por sobre todas las cosas”, es una consigna que marca con definición inequívoca una dirección hacia el sentimiento religioso puro. Algo superior y muchas veces inexplicable nos marca el camino a transitar donde no está ajeno el sentimiento del amor.

De todos los sentimientos, el amor es el más sublime y sacrificado. Sabemos que amar a Dios no es un tributo vano, él nos recompensará por la pureza de nuestro amor desinteresado.

Se puede amar a Dios respetando y queriendo a nuestro prójimo, se puede amar a Dios siendo compasivo con los seres irracionales, se puede amar a Dios procediendo de forma correcta y justa.

Es equivocado creer que se ama a Dios solo con plegarias y rezos si no se procede de forma honesta y no se respeta el derecho de los demás. Dios está en todas partes y sabe de nuestro proceder y nos pone a cada instante pruebas para saber de nuestro auténtico amor por él.