Amores platónicos



¿Quién alguna vez no se enamoro de un ser inalcanzable? Esos amores platónicos que se nos cruzan por la mente y el corazón y, aunque sabemos que es imposible, somos felices viviéndolo así.

Los amores platónicos nacen de la contemplación y la admiración. Muchos lo consideran como un amor realmente puro ya que no tiene ninguna connotación sexual – al menos físicamente -  ya que es imposible que estén juntos.

Las fantasías y las imaginaciones pueden dar felicidad momentánea a la persona enamorada de ese amor platónico, pero  luego cuando cae en la realidad le causa una gran frustración y dolor.

El darse cuenta que esa relación jamás podrá ser real es muy fuerte pero aun así sigue siendo algo positivo sino se llega a la obsesión.

Los amores platónicos pueden ser positivos porque nos ayudan a tener una mejor idea del tipo de persona que queremos para nuestras vidas y, aunque sea imposible cumplir este deseo, podemos tener una mejor definición de nuestros sueños de pareja.

Además, al tener un amor platónico “controlado”, tanto tu corazón como tu alma se sienten mejor ya que tienen en donde depositar su amor. Por lo que si puedes llevar con calma esta situación, no es ningún problema.