Amor puro

Cuando se menciona al amor puro aparece siempre la imagen de dos niños o de adolecentes besándose, abrazándose o tomados de la mano como representación del sentimiento amoroso en estado ideal. Esa imagen bien podría remplazarse por la de dos jóvenes, de dos adultos o de dos ancianos que vivieron siempre su amor por el camino de la armonía y el respeto mutuo.

El amor puro existe, solo hay que buscarlo en lo más profundo de los corazones. Cuando se ama de verdad se respeta al otro, sin celos, sin rencores y sin ninguna de las circunstancias que suelen degastar la relación convirtiéndola en insoportable.

Hay parejas de enamorados que iniciaron sus relaciones en la más tierna infancia, la continuaron en la juventud, la afirmaron en la madurez y siguen con los mismos sentimientos en los últimos momentos del tránsito por esta vida terrenal. Sortearon dificultades, vivieron alegrías y padecieron las tristezas, pero siempre se mantuvieron unidos como si fuera un solo ser, ese es el amor puro de verdad.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: Noviembre 30, 2013.

Para citar este artículo en formato APA: