Cuando una persona ama a alguien, siente un gran deseo porque ese “alguien” permanezca a su lado. Es algo natural, no hay nada de que preocuparse siempre y cuando este deseo no se desborde y el amor empiece a convertirse en un sentimiento de posesión.

Muchas personas dicen que el amor sin posesión no existe por lo que explicamos al principio, la verdad es que el amor debería darse libremente sin condiciones, ni retenciones pero pocos llegan a amar en este nivel y la mayoría de los seres cuando aman quieren poseer al otro ser.

Es el temor por que la persona que tanto amamos se aleje o deposite su amor en un tercero es lo que causa esos celos dañinos que terminan destruyendo la relación de tantas parejas y va causando ese sentimiento de posesión.

No esta mal amar a alguien y querer que esa persona este a nuestro lado, pero siempre debemos controlar nuestros sentimientos y no confundirnos: El amor no es posesión.

No hay forma de retener al amor por más que lo intentemos, puedes retener a la persona – por poco tiempo – pero no al amor. Ama libremente, disfruta del amor que das porque todo lo que damos, también recibimos pero no te confundas, amor no es posesión.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: Julio 26, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: