Jump Through Hoop

El que ama de verdad no acosa y deja al ser amado en libertad. Debemos ser respetuosos de la individualidad y no pretender domesticar al ser amado como si fuera un animal de circo para que solo haga lo que a nosotros nos apetece. La actitud de corregir o domesticar al ser amado puede parecer graciosa en los primeros momentos, pero con el tiempo se convierte en insoportable para quien la sufre y puede destruir la pareja.

Llamar a nuestra pareja a cada minuto por teléfono o enviarle mensajes de texto al celular para saber que está haciendo –o lo que está pensado- puede parecer romántico en las primeras comunicaciones hasta que empiezan a convertirse en molestas y después en insoportables.

Muchas personas no se dan cuenta que el exceso de comunicaciones pueden afectar la relación, el que recibe los mensaje empieza a sentir que lo están controlando a cada paso y el ahogo y la asfixia se hacen presentes mellando la relación.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: noviembre 4, 2013.

Para citar este artículo en formato APA: