Muchas veces nos ha pasado que vemos por primera vez a alguien desconocido pero que su belleza o su forma afable de tratar nos cautiva y queremos de una manera o de otra acercarnos y interesarnos poco a poco por ella. Si no hacemos esto nunca podríamos conocer a esta persona, si somos tímidos no podríamos hablar a dicha persona por nuestras dificultades con nuestra actitud. Por lo tanto hemos de perder estos miedos, ya que si no lo perdemos este amor a primera vista pasará a ser un mito.

Muchas veces en vez de tener “contacto” con esa persona lo que hacemos es tener un poco de vergüenza y comportamos de “manera” tonta. Haciendo que todo ese momento pase a la historia y que contemos ese momento especial a algún amigo o amiga.

Aquí os dejo un trozo de fragmento sobre lo que escribí un día de aquella alma desconocida que no pude conocer nunca pero que después de unos largos meses pudimos unir nuestro amor.Necesito la ternura de tus labios dentro de los míos, necesito la alegría de tus ojos mirando los míos.

  • “Necesito tu sonrisa,de tus labios esponjosos plenos de anhelo.
  • Necesito que me expliques a madriguera de oreja tu vida de cada día.
  • Necesito tus tocando sobre  mía piel,
  • Necesito vida mía! pasar mis dedos por tu cuerpo calido.
  • Necesito nuestras noches de fuego que nos roen el cuerpo.
  • Necesito el sudor de nuestros cuerpos al hacerme el amor.
  • He aquí el que yo más necesito…
  • Disfrutar de todo nuestro amor”



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: Febrero 1, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: