Amémonos hoy, mañana es tarde


Amémonos hoy, mañana es tarde





Postergar los sentimientos es un error, muchas veces creemos que el tiempo esta a nuestra disposición y que lo podemos manejar a voluntad, pero ese es un grave error, la vida tiene sus sorpresas y cada instante nos hace saber que maneja los hilos y que somos marionetas del destino.

“Amémonos hoy, mañana puede ser tarde” es una sentencia acertada porque el postergar los sentimientos nos puede llevar a que mañana nos arrepintamos de no haber vivido en plenitud.

La vida tiene sus caprichos y rompe como un frágil cristal todos nuestros proyectos a largo plazo. Muchas veces las parejas tienen entredichos o enojos tontos que distancian y adormecen la relación, este error los suelen cometer los que creen que la vida va a esperar y detener la marcha del reloj a la espera de una reconciliación.

Los momentos de dicha perdidos no se pueden recuperar hay que vivir intensamente el hoy porque mañana puede ser demasiado tarde.

Amémonos hoy, mañana es tarde