Amar en libertad

Si el amor es puro y sincero no hace falta ponerle grilletes ni encerarlo en una jaula por más que esta sea de oro. Amar en libertad es una forma inteligente de saber que no se puede retener a quien nos dejo de mar. Cada integrante de la pareja puede –sin perder su libertad individual- formar la comunión de un solo corazón aun con gustos y preferencias distintas.

No es necesario coincidir en todos los gustos para tener armonía en la pareja, se puede tener gustos dispares en la música, en la literatura, en los programas televisivos, en los deportes, en las creencias religiosas y hasta en las ideas políticas y aun así conformar una pareja perfecta.

No hay que invadir el espacio del otro ni pretender que cambie de gustos para que coincida con los nuestros. Otorgar libertad al ser amado sin atosigarlo para que cambie sus preferencias es madurez y garantiza una relación estable y duradera.



Créditos:


  • Autor: Equipo de redacción, Carla Brigitte.
  • Fecha de publicación: Octubre 24, 2013.

Para citar este artículo en formato APA: